Make your own free website on Tripod.com

 

Info

- Historia
-
Personajes
-
Capìtulos
-
Musica
-
Temporadas
-
Cosas curiosas
-
Merchandising
-
Final Anime
-
Final Manga
Seiyuu
-
Japones
-
Noticias SCC

Varios

- Galeria
-
Fans
-
Links
-
Agradecimientos
-
Imagen del mes
-
No war
Para tu web
-
Rincon de Kero
-
SQUCCMC
-
Frases SCC
-
Concursos

Multimedia

- Mp3
-
Videos
-
Skins
-
Wallpapers
-
Lyrics

 

Varios >> Fans >> Fan fics >> El quinto elegido

"Fiestas de fraternidad I"

 - "Dime Jessica ¿cómo es Japón?.

- "¿No has ido a Japón? Recuerdo que una vez me comentaste que habías vivido un tiempo ahí, por eso es que puedes hablar japonés".

- "Sí es verdad pero eso fue cuando era muy pequeña, además mi japonés es pésimo se escucha muy gracioso cuando lo hablo".

Tomoyo sonrió - "Pues claro si es una combinación de japonés y acento francés".

Las dos chicas rieron ante la figura de la torre Ifel frente a ellas.

- "Esta torre me recuerda mucho a la torre de Tokio" - comentaba Tomoyo.

- "¿Subimos?".

Las dos muchachas caminaron en dirección a la entrada.

- "Que hermosa vista" - Tomoyo estaba fascinada con la ciudad.

- "Es impresionante ¿verdad?" - la chica pelirroja señalaba un lugar - "mira ahí esta el internado" - súbitamente recordó algo - "¿Y ya estas preparada para la gran fiesta?".

- "¿Qué fiesta? Yo no escuche nada".

- "Jessica por Dios, creo que has estado demasiado tiempo estudiando, todo el mundo habla de la gran fiesta que se dará pasado mañana en la universidad".

- "¿Cuál es la ocasión?" - preguntó confundida.

- "Los apuestos estudiantes de la universidad de "Oxford" de Inglaterra se quedaran algunos meses en Francia - los ojos de Silvia brillaron con emoción - "es por eso que habrá una gran fiesta en su honor, y con el objetivo de fortalecer las relaciones entre Francia e Inglaterra y bla bla bla, toda esa aburrida formalidad" - movía sus manos con indiferencia.

- "¿Todos los estudiantes de Oxford?" - preguntó Tomoyo.

- "Los más distinguidos quise decir".

- "Y ¿Qué tipo de fiesta será?".

- "Cómo que ¿qué tipo de fiesta?" - reclamó - "El tipo de fiesta que da una fraternidad de universitarios".

- "Eso quiere decir que ¿será con alcohol y relaciones prematrimoniales por todos lados? - preguntó en son de broma.

Silvia no pudo más que caerse al suelo - "¡¡Claro que no!! - defendió muy acalorada.

- "Solo era una broma, no te pongas así" - Tomoyo estaba de lo más divertida.

La chica se levantó del suelo y mientras limpiaba su falda por la caída aclaró - "Será una fiesta formal y al mismo tiempo juvenil, sin alcohol y sin todas esas cosas que dijiste" - recalcó con más firmeza.

- "Esta bien te creo" - río por lo bajo - "Y tú ¿ya estas lista?".

- "¡¡Por supuesto!!" - dijo muy animada - "un evento como este no se da todos los días amiga, ¿y tú que te vas a poner?.

- "No pienso ir" - respondió algo desanimada.

- "¡¡¿Cómo de que no?!!" - Silvia gritó indignada - "Tu no puedes faltar, eres una de las mejores estudiantes de la universidad………sabes que les harías un desaire muy desagradables a los directores sino estas presente………… y no solo a ellos, ¡¡también a mí!!" - puso el grito en el cielo.

- "Es que no me gustan esas fiestas, además tu dijiste que se sería una fiesta formal y por el momento no tengo nada que ponerme".

- "Pues entonces, en estos momentos vamos a comprarte algo" - la indignada muchacha tomó de la mano a Tomoyo jalándola hasta la salida.

Era inútil para Tomoyo tratar de negarse, su buena amiga no era fácil de convencer, ella y Tomoyo se habían vuelto muy buenas amigas desde que llegó a la universidad. Al principio se sintió un poco intimidada por el lugar pero la chica pelirroja se había encargado de darle una gran bienvenida.

En cambio Silvia, tenía curiosidad por saber quien sería su nueva compañera de cuarto y la sorpresa no pudo ser mejor… ella se esperaba otra niña rica mimada de esas extranjeras que creían que el universo giraba a su alrededor, pero Tomoyo fue toda dulzura… Silvia la consideraba una chica encantadora y al pasar más tiempo juntas pudo notar su habilidad para el diseño, fue así como decidió llamarla Jessica.

Silvia pensaba que toda diseñadora importante debería tener un nombre artístico y pensó en el nombre de Jessica Rame, Tomoyo era lindo sí, pero no causaba tanto impacto como Jessica, pensaba ella. Tomoyo por otro lado estaba muy apenada ya que ella no se consideraba que fuera tan buena es ese campo, pero por diversión y para acabar con los ruegos de Silvia terminó acepando su nombre artístico, desde entonces todos en la universidad la llamaba por ese nombre.

- "Pero, ¿adonde vamos?" - preguntó una preocupada Tomoyo.

- "A cualquier tienda………estamos en París por Dios no faltaba más" - Silvia sonaba decidida.

- "No es necesario, en serio que no quiero ir" - rogaba la pobre chica.

- "Nada Jessica, tu vas o no te volveré a hablar por el resto de mi vida………además algo bueno puede resultar de esa fiesta" - pareció pensativa- "puede que ahí encuentres al amor de tu vida ¿no crees?"..

**************************************

- ¿Té pasa algo? - la voz sonaba preocupada.

- "No puedo dormir eso es todo".

- "¿Estas segura?".

- "Sí, es mejor que vuelvas a tu cama" - la chica sonrió tratando de tranquilizar a su guardián.

- "Como digas Sakurita".

La verdad era que Sakura se encontraba bastante inquieta acababa de tener un sueño muy extraño de esos que ya hacía mucho tiempo no tenía - "¿Qué habrá sido ese extraño sueño?"- la pobre chica aun se preguntaba el significado de todas esas imágenes que no eran muy claras - "Esto no tiene sentido" - siguió tratando de armar cabos.

Al encontrarse tan intranquila quiso platicarlo con alguien así que decidió hacerle una pequeña llamada a Tomoyo, pero la persona que le contestó le dijo que la chica había salido muy temprano que puede ser que tarde en regresar..

- "Había olvidado que en Francia ya casi es medio día" - rió para sí misma por la confusión - "Bueno será mejor que me vaya a la cama, mañana tengo que ir de compras con las chicas" - Sakura trató de ser optimista y olvidar sus preocupaciones.

*********************************

- "Me temo señor que cuatro de nuestros enemigos ya saben de nosotros" - un hombre de unos 30 años se dirigía a uno más joven que se encontraba sentado en medio de una enorme sala.

- "No te preocupes, esos chiquillos no tienen ni la más mínima idea de lo que esta pasando y mientras no encuentren a esa otra persona……. Tenemos ventaja sobre ellos".

- "Eso es verdad" - una tercera persona intervino - "y mientras tengamos vigilados a cada uno de esos mocosos no podrán hacer ningún movimiento sin que nosotros lo sepamos".

- "Como ustedes digan mis señores" - el primer hombre hizo una reverencia mientras se retiraba de la sala.

- "Y ¿cuál es el próximo movimiento señor? - el tercer interlocutor preguntaba esperando la siguiente orden.

- "No haremos nada" - respondió el hombre de unos 25 años - "dejaremos que los cuatro chiquillos hagan todo lo necesario para averiguar quien es esa persona……. y entonces" - sonrió levantándose de la silla y caminando hasta un piano que se encontraba en la sala……… lo observó con nostalgia - "cuando hayan hecho el trabajo por nosotros……. los matamos a todos".

- "¿Que pasaría sí algo falla? Por ahora no tenemos el poder para enfrentarnos a los cuatro".

- "No te preocupes, cuando el quinto despierte nuestros poderes regresarán, venceremos a los cuatro y nos quedaremos con el quinto elegido y con sus poderes".

- "Disculpe señor pero, aunque tuviéramos al quinto de nuestra parte el solo no podría combatir contra los otros cuatro, el poder no estaría nivelado" - el súbdito dudó por unos momentos.

El hombre se alejó del piano y se acercó a su interlocutor……. al quedar frente a él le acarició el rostro - "¿Qué no lo recuerdas mi querido Yang? Al tener al quinto de nuestro lado las fuerzas se desequilibrarán y los otros cuatro estarán perdidos".

- "Entiendo señor".

- "Será mejor que vallas a tu puesto" - sonrió - "No es bueno que descuides a las personas que se encuentran vigilando a nuestros cuatro chiquillos".

- "Como diga señor, con permiso" - el joven se retiro de la sala.

- "No me decepciones Yang" - balbuceó el hombre que parecía ser el líder.

*****************************

 Como era costumbre a Sakura se le había hecho un poco tarde para llegar a tiempo a clases, pero la chica tenía tan buena suerte que los maestros estaban desde muy temprano en una reunión relámpago.

- "Que buena suerte" - respiro aliviada y sentándose en su pupitre - "Hola, muy buenos días Naoko".

- "Buenos días Sakura" - la chica de anteojos respondió con una sonrisa.

- "Buenos días Sakura" - saludó un animado Takato.

- "Buenos días Takato" - miró al lado de Naoko - "¿Dónde esta Koji?".

- "Bueno, él y su querida novia aquí presente se quedaron hasta muy tarde terminando el trabajo" - observó a Naoko con una mirada pícara - "seguramente él también se quedo dormido".

- "¡¡Takato!! Que dices…. él no es mi novio - se defendió la sonrojada chica, ante una sonriente Sakura

- "Por que tu no quieres" - contestó el chico.

- "Eso no es cierto, Koji me considera solo una buena amiga, nada más".

- "Yo no lo pienso así Naoko, Takato tiene razón creo que los sentimientos de los dos están bastante claros ¿qué no?".

- "¡¡Hay Sakura!! tú también" - la pobre chica se sintió acorralada.

El aludido Koji entró en esos instantes - bastante agitado por cierto - Sus preciosos ojos grises repasaron el salón hasta que su mirada encontró a sus buenos amigos.

-"Buenos días" - saludo a Sakura y a Takato, luego observó a la chica que se encontraba al lado de Sakura, tenía un aspecto tímido y uno de los rostros más dulces y tiernos que según él… ha visto en su vida y finalmente la saludo - "Buenos días Naoko".

- "Bue..buenos días Koji".

Koji sé dirigió a su puesto al lado de Takato.

- "Te tardaste bastante en llegar amigo" - le susurró al recién llegado.

- "Sí, me quede dormido".

- "¿Pensando en Naoko?" - preguntó en son de broma.

- "Cállate tonto no ves que ella te puede escuchar" - le propinó un codazo y observó a la chica para ver si se había percatado de las palabras de su inoportuno amigo, pero Naoko estaba ocupada hablando muy animada con Sakura - "menos mal" - suspiró.

- "No sé de que te preocupas…" - le dijo algo resentido por el codazo - "estoy seguro que ella te aceptara, eres un buen partido, inteligente, amable, caballeroso, rico…y por supuesto bien parecido".

En efecto las palabras de Takato eran bastante acertadas el joven Koji era bastante apuesto, de cuerpo atlético, tez pálida, tenía una altura considerablemente alta, unos preciosos ojos grises que parecían de cristal y poseían un aire melancólico, su cabello negro de estilo un poco rebelde dejaba caer unos cuantos mechones en su frente y rozaban muy a menudo sus pestañas, sus facciones delicadas y varoniles se complementaban con una sonrisa que dejaba loca de por vida a cualquier chica que no estuviera lista para recibir tremendo impacto.

- "Eso no es lo que me preocupa.." - respondió algo desanimado - "es que hace un mes que iniciamos la universidad" - observó a Takato como esperando una respuesta - "¿no entiendes? … la conozco hace apenas un mes y eso porque Sakura la conocía.. de no haber sido por ella quien sabe si algún día le hubiera dirigido la palabra".

- "No te entiendo Koji".

- "No pensará que voy demasiado rápido" - se preocupó.

- "Bueno un mes es suficiente tiempo como para intentar pedir una cita…" - respondió.

- "Eso lo dices porque a ti solo te basta conocer a la chica un día.. y ya piensas que es el amor de tu vida".

- "¿Qué quieres decir?" - sonó ofendido - "yo no tengo la culpa de ser tan bien parecido que todas las chicas aceptan una cita conmigo".

Las palabras de Takato no eran del todo mentira, él al igual que su amigo era bastante apuesto, con un cuerpo también atlético, bastante alto, tenía ojos café que a pesar de ser bastante oscuros reflejaban la chispa del ingenio que emanaba su carácter, piel bronceada, cabello castaño claro de un estilo parecido al de Koji, en su rostro apuesto se notaba la expresión picaresca mezclada de vitalidad, además de ser poseedor de una perfecta sonrisa que complementaba su espíritu de aventura.

- "Esta bien, no te enojes" - suspiró - "es solo que aun no se como dar el primer paso" - termino diciendo mientras su mirada se posaba sobre la joven que le producía todo tipo de dudas.

- "¿Chiharu te escribió?".

- "Sí, en su carta decía que vendría con Yamazaki en las vacaciones" - respondía una Naoko ajena a los pensamientos de Koji.

- "¡¡Que bien!!" - se animó Sakura - "Así Tomoyo también podrá verlos, ella igual, viene en las vacaciones".

- "Es verdad" - súbitamente cambió de tema - "¿Iras a la fiesta de la universidad?".

- "Claro, no pude negarme Takato insistió tanto que al final terminé aceptando" - la joven sonó resignada - "¿y tú Naoko piensas ir?.

- "Sí, Koji me lo pidió" - un leve color rojo apareció en sus mejillas - "aunque aun no sé que ponerme".

- "Por eso no te preocupes, tengo un traje perfecto para ti, Tomoyo lo diseño antes de irse a Francia".

- "No puedo aceptar eso, seguramente ella lo hizo para ti".

Sakura negó con la cabeza - "No te preocupes ella me ha hecho muchos otros, además a Tomoyo le hubiera encantado que usaras ese traje".

- "Pero……."

- "Pero nada" - le interrumpió Sakura - "Tomoyo se enfadaría si no lo aceptas, y yo también".

- "Esta bien" - la chica aceptó un poco avergonzada.

Minutos después llegó el maestro a dar su interesantisima clase de filosofía, y después de una dura mañana llegó la hora del almuerzo.

- "Lo siento, pero no puedo" - Sakura le respondía apenada a un joven… y este después de escuchar la respuesta de la chica se alejo un poco cabizbajo.

- "¿Qué sucede Sakura? Por que no te decides" - preguntó la chica de lentes.

- "Lo que pasa es que no quiero involucrarme con nadie en estos momentos".

- "¿No será que tienes a alguien más y por eso no aceptas las invitaciones de algún chico?.

Sakura negó con la cabeza - "Para nada, lo que pasa es que quiero esperar, eso es todo".

- "Pues entonces voy a empezar a cobrar por cada incauto que se acerque a pedirte una cita" - comentó un molesto Takato - "siempre se acercan cuando estamos almorzando, y la verdad eso me incomoda……..no pueden hacerlo en algún otro momento que no sea el almuerzo" - se tranquilizó un poco - "que no saben que la hora del almuerzo es algo sagrado que no se puede perder solo porque quieren invitar a una chica a salir".

Todos rieron divertidos por el comentario.

- "Eso quiere decir que tu nunca dejarías la hora de la comida para pedirle una cita a alguna chica" - Naoko preguntaba incrédula ya que pensó que alguien como Takato no se detendría ante nada cuando de invitar a una chica se tratase.

- "Créeme amiga cuando haga eso, es por que esa chica realmente me importa".

- "No cabe duda que eres un glotón" - bromeó Koji entre las risas de sus amigas.

- "Es mejor ser glotón que un cobarde no crees Koji" - la jugada de Takato fue impecable.

- "¿De que hablas?" - preguntó nervioso.

El chico se compadeció de su amigo y dejo el tema.

-"Y ¿ya están listas para la fiesta chicas?".

-"Sí" - respondieron.

- "Va a ser una noche muy larga y muy divertida" - Takato se emocionó.

- "Pues no será muy activa para mí" - Sakura sonó resignada - "Tendré que irme muy temprano, mi hermano ya me advirtió que lo mas tarde para mí son a las 11:00 en punto".

- "¿Y eso por que?" - preguntaron al unísono.

- "Mi papá sale al día siguiente a Hong Kong y prometí que lo acompañaría".

- "No te preocupes Sakura, yo también tendré que irme temprano de la fiesta……….. la próxima semana empezamos exámenes y necesito estudiar".

- "Hay Naoko, no puedes olvidarte del estudio un día" - se indigno el joven Suzuki - "Por lo menos el día de la fiesta"- sonrió rogándole a la muchacha.

- "Eres un tonto Takato" - Koji se adelantó - "que no recuerdas que Naoko esta aquí porque se ganó una beca…… ella se preocupa de que por algún motivo pueda perderla, por eso quiere estudiar con tiempo para esos exámenes".

- "Koji tiene razón" - sonrió - "Yo no soy tan adinerada como ustedes para poder entrar a una universidad tan importante y prestigiosa como esta" - sonó algo triste.

- "No lo digas así amiga" - la chica de ojos verdes le dedicó su más dulce sonrisa - "Si estas aquí es porque te lo has ganado a pulso……. Porque eres muy inteligente y te lo mereces".

- "Es verdad, debes sentirte muy orgullosa de ti misma" - Koji apoyaba las palabras de Sakura mientras Takato se limitaba a afirmar con la cabeza.

La joven se conmovió por las palabras de sus amigos - "Lo estoy, pero mucho más orgullosa de contar con amigos tan buenos como ustedes" - los cuatro se lanzaron miradas de aprobación para después reírse a carcajadas.

- "Oye Sakura, si te vas de viaje ¿qué pasará con las clases?" - Koji retomo el tema de hace un rato.

- "Solo me iré el fin de semana……. volveré el lunes, así que solo perderé un día de clases".

- " Y ¿por qué ese viaje tan de repente?".

- "En realidad fue idea de mi madre" - admitió - "como mi papá iba a atender unos asuntos muy importantes de la excavación que esta preparando, a mi mamá le pareció buena idea que lo acompañara".

- "Los padres y sus excursiones educativas….. no tienen remedio" - Takato suspiró resignado.

- "Es verdad" - sonrió - "sus palabras exactas fueron: "será muy provechoso que conozcas un poco más Hong Kong, además conocerás a personas muy importantes y distinguidas……estoy segura que será una experiencia inolvidable".

- "Había olvidado que tu padre era un hombre muy importante" - su compañera de primaria hacia la aclaración.

- "Incluso a mí algunas veces me cuesta acostumbrarme………. mí papá no siempre fue una persona importante ¿saben?" - la joven se dirigió a Takato y Koji - "él se ganó ese puesto con mucho esfuerzo y gracias a que es excelente en su trabajo y después vino esa gran oportunidad que lo convirtió en lo que es ahora".

- "Y vaya que se volvió importante" - Takato sonrió - "y no solo él, tu mamá también es una persona muy importante……. muy influyente en su medio".

- "Es cierto" - comentó Koji - "el otro día mi padre me comentaba que el hijo mayor de la señora Kinomoto es muy talentoso en el mismo terreno que tu madre, es una lastima que tu hermano se haya vuelto médico".

- "Pues sí, el sueño de mi hermano era ser un gran doctor y mis papás lo apoyaron en todo" - se acomodó en su silla - "Y yo solo espero que este viaje sea "inolvidable" como lo dijo mamá" - Sakura se mostró muy entusiasmada por el pequeño paseo que tomaría todo el fin de semana*************************

El joven se estiró en su silla, vaya que si estaba cansado de buscar y no encontrar nada, él y su acompañante llevaban toda la mañana en la biblioteca.

- "¿Cansado?" - preguntó el joven de cabello negro.

- "Más que cansado, estoy exhausto".

- "No te preocupes estoy seguro que encontraremos algo que nos sea útil".

- "Eso espero Lung" - su semblante cambió a uno de preocupación - "todo esto me tiene muy inquieto, el panorama no se ve nada bien".

- "Lo sé, a mí también me preocupa" - hubo unos segundos de silencio, Lung observó a su amigo preocupado y la atmósfera se volvió tensa - "Y lo que más me preocupa…………es que no sé que me voy a poner para la fiesta de la universidad".

Shaoran parpadeó para luego caer al suelo consternado - "¿de qué hablas?" - se enfadó mientras se reincorporaba - "estamos en peligro de muerte y tu te preocupas por una fiesta".

 - "Tranquilo amigo" - sonrió optimista - " la situación no mejorará si nos exasperamos de esa forma" - se levantó de la silla y se colocó al lado de Shaoran mientras le tocaba el hombro - "es mejor distraernos un poco y esa fiesta no esta nada mal ¿sabes cuantas chicas esperan que asistamos? No podemos decepcionar a toda esa audiencia femenina".

El apuesto joven de cabello castaño tenía una enorme gota en la cabeza - "Kaory se enfadará si te escucha".

- "Es verdad, me olvidaba de tu linda novia japonesa" - dijo en tono sarcástico.

- "Lung………" - lo observó con gesto molesto - "sabes que no me gusta que te expreses así cuando hablamos de ella".

- "Perdóname Shaoran, pero ella no me cae bien" - se devolvió a su silla y se tiró en ella resignado - "Tú mereces una chica más dulce, linda, inteligente, pero sobre todo…… que le caiga bien a tus amigos".

- "Kaory es todo eso que dices".

- "Puede que sí, pero solo lo es contigo" - se levantó a colocar un libro en el estante - "es más…. a Mei Ling tampoco le cae bien".

- "Eso es lo que te preocupa ¿qué irrite a Mei Ling?" - preguntó muy atento a la respuesta que recibiría.

- "Sabes que todo lo que tenga que ver con Mei me interesa" - el chico respondía inconsciente a sus palabras - "Ella se preocupa por ti al igual que yo" - volvió a la mesa y tomó un panecillo de la merienda que había traído Wei hace un par de horas - "no me gusta verla preocupada".

- "La quieres mucho verdad".

- "Como a nadie" - suspiró……… para luego darle un mordisco a su panecillo, pero la información terminó de procesarse en su cerebro y se dio cuenta de lo que acababa de confesar - "¡¡que dices!!" - empezó a ahogarse con el pan - "¿qué quieres decir con quererla? …… yo quise decir que me preocupo por ella nada más".

- "Cálmate Lung" - Shaoran trataba de contener la risa - "No te pongas así… yo me refería a que la quieres como a una amiga o una hermana" - le lanzó una mirada picara - "o acaso ¿pensabas de otra manera?".

- "No para nada" - el chico casi se ahoga por el condenado pan y las preguntas de su amigo no ayudaban a la situación, después de haberse recuperado y de haberse salvado de la muerte se reincorporo y tosió con incomodidad - "mejor regresemos a nuestros asuntos, ya es más de medio día y no hemos almorzado por estar aquí estancados".

- "Como tu digas Lung" - sonrió por lo bajo

Fingiendo que se enfrascaba de nuevo en los libros el joven aun no salía de su impresión - "¿cómo rayos terminamos hablando de Mei? casi me mató tratando de no ser descubierto………… creo que lo mejor seria que me decidiera a hablar con ella de una buena vez"- Lung se perdió en sus pensamientos - "Mei" - suspiró

- "Dijiste algo" - preguntó un divertido Shaoran.

- "¡¡No nada, nada!!".

*********************

- "Doctor Kinomoto, alguien desea verlo" - la enfermera levemente sonrojada hizo pasar a la persona y después se retiro.

- "¡¡Hola hermanito!!" - una niña entró corriendo hasta los brazos del doctor.

- "¿Yui? ¿qué haces aquí?" - preguntó confundido

- "Vine a que me revisaran……. mamá dijo que ya era hora de un chequeo o algo así" - la niña se acercó al oído de su hermano - "no quería venir porque esos malos doctores siempre me puyan y duele mucho, pero Yukito me prometió que después tú me llevarías a comprar un helado".

- "Y donde esta Yukito".

- "Yukito no pudo venir" - una mujer ingresaba a la oficina - "Pero me mando a mí".

- "¿Kaho?".

- "Hola" - sonrió - "Yukito tuvo algo que hacer y me pidió de favor que acompañara a tu hermana".

- "Muchas gracias por traerla"

- "De nada".

La pequeña Yui encontró su oportunidad de actuar - "¿Me llevan a comprar un helado?" - puso cara de niña buena - "Me porte muy bien hermano… y Yukito prometió que tu y Kaho me llevarían".

- "¿Yukito dijo eso?" - el doctor preguntó con cierto interés notando otra intención en esa promesa.

- "Sí, él dijo: "recuerda pedir tu helado………… y pídele a Kaho que los acompañe" - se quedo pensando - "Sí eso fue lo que dijo así que…." - posó su mirada sobre la maestra - "nos vas a acompañar ¿verdad?".

La mujer dudó por unos instantes observando a Touya, pero este respondió al instante.

- "Acompáñanos Kaho" - se levantó de su silla con Yui en brazos - "ahora mismo termina mi turno" - camino hasta la mujer entregándole a su hermana - "en un momento estoy listo, espérenme aquí" - terminó de decir mientras salía de la oficina.

- "Claro, por que no" - Kaho sonrió observando la puerta - "después de todo no hay que desperdiciar la astuta jugada de Yukito".

Quince minutos después los tres se hallaban caminando por las calles de Tokio, había una heladería cerca del hospital así que no hubo necesidad de utilizar el automóvil, después de todo era una tarde preciosa.

Yui caminaba en medio de los dos jóvenes tomada de la mano de Touya y Kaho.

Casualmente Yukito caminaba por la misma calle, por unos instantes el maestro no reconoció al trío que se acercaba y después de parpadear algunas veces y estar completamente seguro de su visión………..sonrió complacido.

- "Vaya que sorpresa" - se paró frente a los tres - "No esperaba encontrármelos aquí".

- "Nosotros tampoco" - el doctor frunció el ceño - "No se suponía que tenías algo importante que hacer ¿no fue por eso que no pudiste acompañar a Yui al hospital?".

Yukito sonrió aun más ya que conocía perfectamente el motivo del reclamo de Touya, al doctor no le gustaba que su amigo planeara citas relámpago con él y Kaho - "precisamente tuve que ir a comprar algunas cosas muy importantes para Sakura, la pobre estaba tan ocupada que me lo encargó mucho" - el maestro les mostró las bolsas que cargaba.

- "¿Me compraste algo Yukito?" - la pequeña Yui se desprendió de las manos de sus acompañantes para revisar las bolsas.

- "¿Sabes Touya? - el joven de anteojos sonrió para darle un toque "cómico" a lo que estaba apunto de confesar - "por un momento no los reconocí".

- "¿Por qué?" - preguntó Kaho.

- "Pues cuando los vi me pareció ver a una pareja con su hija" - sonrió - "no me imaginaba que fueran ustedes".

- "¡¡¿Qué dices?!!" - preguntó un sorprendido Touya.

- "Bueno pues como traían a Yui de la mano y ella venía muy animada…………..- "

- "Pero te equivocas nosotros…….." - Touya pensaba defenderse de esas suposiciones pero el maestro no lo dejo terminar.

- "Sin contar la gran sonrisa que traían tú y Kaho…….. parecían una familia muy feliz".

- "¡¡Te equivocas!!" - saltó el doctor - "deja de molestar quieres".

Yui que había terminado de realizar su inspección a las bolsas, pero que estaba muy atenta a la conversación de los adultos preguntó - "¿Por qué hablan de familia? ¿Qué acaso tu y Kaho me van a dar un primito?".

Ahora si que le iba a dar un infarto a Touya ¿por qué todos hacían comentarios tan inapropiados? Y lo peor de todo es que lo incomodaban más de lo normal ¿por qué?.

- "Te equivocas Yui" - Kaho intervino para el alivio de Touya pero….. - "en todo caso sería un sobrino no un primo" - sonrió.

¡¡QUE!! Llamen al 911 ahora si que al pobre doctor se le reventaron los nervios, su amiga en vez de aliviar la situación la había empeorado ¿por qué todos se burlaban de él?.

- "Tienes razón Kaho" - Yukito se unía a la algarabía de Yui y de su amiga que reía sin poder parar.

- "Muy graciosos" - Touya les mandó una mirada asesina - "la broma ya se termino, así que ya pueden dejar de decir sus tonterías".

- "No te enfades Touya solo era una simple broma" - la bella mujer le habló con un tono de arrepentimiento que al parecer terminó calmando al pobre hombre, ella siempre tenía ese efecto en él.

- "Esta bien" - respondió sin siquiera mirarla.

- "Entonces yo me retiro" - Yukito se dispuso a marchar - "Aun me quedan cosas que hacer y algunas clases que impartir…….. así que los dejo para que disfruten su paseo".

- "Hay no, yo quería que me acompañaras por mi helado" - Yui sonó decepcionada - "pero ni modo" - hizo señas al maestro para que se pusiera a la altura de ella y le dio un beso en la mejilla - "nos vemos en la casa Yuki".

- "Nos vemos" - sonrió - "adiós Kaho…..y Touya".

- "Adiós" - se despidió la mujer.

- "Adiós" - se despidió el doctor aun un poco fastidiado.

- "Ya vámonos ¿sí?" - la niña tomó a Kaho de la mano y la jaló para obligarla a caminar.

Touya las observó alejarse mientras ordenaba pensamientos - "Un sobrino……………… que tontería".

- "¡¡Hermano vamos!!" - desde lejos Yui hacia señas al doctor para que se apresurara. ********************

En Francia eran las tres de la mañana aparentemente todos los ciudadanos duermen…………… "aparentemente", ya que en el aeropuerto de París un grupo de jóvenes acababa de llegar de un tedioso viaje.

- "Hay que lata a esta hora se supone que deberíamos estar dormidos" - un apuesto joven de cabello rubio y preciosos ojos verdes se quejaba de su situación.

- "Vamos no te quejes" - contestaba otro joven de cabello negro y enigmáticos ojos azules - "es el precio que se tiene que pagar por ser los más importantes ¿no?" - sonrió - "tú lo dijiste ¿no lo recuerdas?".

- "Sí, pero en ese momento solo estaba presumiendo porque resultamos ser los afortunados que pasarán una larga temporada con las lindas señoritas de la universidad de diseñadoras" - sonrió - "nos sacamos el premio mayor ¿o que?".

- "¿Cómo?".

- "Tu sabes" - le propino un codazo - "sin clases, sin responsabilidades y rodeados de lindas niñas, que más se puede pedir….. somos muy afortunados ¿no crees?".

Su interlocutor sonrió, al parecer su joven amigo no sabia nada - "Creo que te has entusiasmado más de la cuenta" - le habló un poco resignado.

- "¿Por qué los dices?" - preguntó.

- "Porque el tiempo que pasemos aquí no es una excusa para no recibir clases" - lo observó divertido - "al menos eso fue lo que dijeron los directores de Oxford".

- "Lo que significa que ………………".

- "Exacto…... responsabilidades, clases y pocas chicas lindas" - sonrió el joven ingles.

- "Pero no es justo esos desgraciados directores no mencionaron nada de recibir clases fuera de la universidad".

- "Claro que lo dijeron………" - se quedó pensando - "fue exactamente después de nombrar a los 40 alumnos que viajarían a Francia, aunque supongo que no escuchaste todas las indicaciones porque estabas demasiado ocupado en el teléfono llamando a todos los incautos que perdieron la apuesta".

- "Claro……la apuesta" - recordaba agradeciendo su suerte - "sabía que me elegirían y esa seguridad me hizo ganar un hermoso jaguar, otro para mi colección de autos" - alardeando de su nueva adquisición el joven pensó en algo que lo irritó - "¿Y se puede saber por qué no me hablaste de todas esas indicaciones antes de salir de Inglaterra?".

- "Pensé que las sabias" - respondió el divertido muchacho - "¿Qué piensas hacer? ¿Regresarte?".

 - "¡¡Estas loco!!" - se ofendió - "sabes lo difícil que fue seleccionar a los 40 estudiantes…se suponía que irían los más distinguidos" - lo observó algo molesto - "y te recuerdo que Oxford no es conocida por tener alumnos sin importancia, sabes de sobra que la mayoría son hijos de personas muy respetables, y de todos ellos solo se escogieron a 40…..estaría loco si me regresara".

- "Bueno pues entonces no te quejes" - pidió el joven de ojos azules.

- "Ahora lo único que quiero es llegar pronto al dichoso hotel y descansar".

- "Supongo que lo dices porque quieres estar como nuevo para la fiesta que se hará mañana en nuestro honor".

- "Claro…………. Jack Neville jamás se perdería un evento tan importante como su bienvenida".

- "Eres increíble Jack" - el joven reía por la graciosa actitud de su amigo.

- "¡¡Vamos!! acaso no sientes curiosidad por ir a esa fiesta, nunca se sabe, a veces en los lugares más inesperados es donde encuentras a la mujer de tus sueños".

- "Pues dudo mucho que ahí encuentre a la mujer de mis sueños" - sonrió.

- "Nunca se sabe Eriol……………... nunca se sabe".

***********************

La mujer observó su reloj un poco impaciente, su esposo ya se había retrasado unos 20 minutos en recogerla.

- "¿Aun esperando Sonomi?" - preguntó un hombre que desde ya hace rato la observaba.

- "Parece que a Fujitaka se le ha hecho un poco tarde" - respondió.

- "Si quieres yo te puedo llevar a tu casa".

- "No, muchas gracias no quisiera moles…….."

- "No es molestia" - respondió interrumpiendo.

- "Bueno supongo que esta bien si……………." - no pudo terminar la frase, ya que en ese instante Fujitaka iba llegando.

- "Siento mucho llegar tarde……" - dijo el hombre con gesto de suplica - "pero me retuvieron en el trabajo y no puede salir antes, en verdad lo siento mucho yo….."

Sonomi había callado a su esposo poniendo el dedo en su boca mientras sonreía dulcemente.

- "No te preocupes, ya lo entendí" - dijo en tono comprensivo.

Fujitaka sonrió mientras abría la puerta del auto para ella.

- "Buenas noches Yasuhiro y muchas gracias por tu ofrecimiento" - agradeció la mujer mientras ingresaba en el auto.

- "¡Ha! Buenas noches" - Kinomoto saludaba un poco tarde, pues no se había dado cuenta de la presencia del susodicho.

- "Buenas noches" - el hombre respondía fríamente - "no vemos mañana Sonomi" - hizo señas a la mujer y se fue.

- "Parece que no le caigo muy bien a Yasuhiro" - comentaba Fujitaka ya en el auto.

- "No es eso, lo que pasa es que él es de esas personas que no se socializan mucho".

- "Lo conoces muy bien ¿verdad?" - preguntaba sonriendo.

- "Sí, Yasuhiro a trabajado conmigo desde siempre…..de todos mis empleados es quizás al que le tengo más confianza".

- "Hablas muy segura de su lealtad, parece que lo estimas mucho ¿acaso debería cuidarme de él?" - rió.

- "No seas celoso" - respondió divertida - "por supuesto que no…….sabes bien que tú eres el hombre que quiero y siempre será así".

- "Que alivio" - sonrió.

Sonomi observó a su esposo por unos segundos, seguía siendo el mismo……siempre tan apuesto, siempre con la misma sonrisa, con el mismo carácter que solo irradiaba comprensión y cariño. Hace años jamás se le hubiera cruzado por la mente la posibilidad de tener una vida a su lado, pero ahora todo era diferente tenía cuatro hijos maravillosos estaba tan agradecida con la vida por haberle brindado la oportunidad de estar al lado de la persona que ama y que siempre amó.

- "¿Sucede algo?" - preguntó él, pues su esposa lo observaba de una manera extraña.

Ella negó con la cabeza - "No pasa nada" - respondió mientras le daba un pequeño beso en la mejilla - "Gracias".

- "¿Por qué?".

- "Por estar a mi lado".

***************************

Tomoyo observaba su figura reflejada en el espejo, ya habían pasado dos días desde que ella y su encantadora compañera de cuarto fueron a comprar algo para la dichosa fiesta.

- "Por que me deje convencer" - suspiró.

La puerta de la habitación se abrió para dar paso a una emocionada Silvia.

- "¡¡¿Ya estas lista Jessica?!!".

- "Ya casi" - respondió.

La chica observó a su amiga….se veía espectacular, Tomoyo traía un vestido color azul cielo un poco arriba de las rodillas, ajustado al cuerpo y que era sostenido únicamente por dos tiras que se deslizaban por sus suaves hombros, para terminar con medio escote en su espalda en forma de v….

- "Como que "casi"…. si estas perfecta Jessica".

- "No es para tanto" - dijo un poco avergonzada.

- "Me encanta que hayas dejado tu cabello suelto….. lo tienes demasiado bonito como para recogerlo".

- "Después de todo no es una fiesta del todo formal así que me dije "porque no"".

- "¿Sabes? Hasta me siento un poquito celosa…"- hablo con un tono burlón - "te ves tan linda que ya no voy a poder ser el centro de atención".

- "No sé porque dices eso" - río - "no tienes nada que envidiarme" - acercó a Silvia al espejo - "tu también te ves despampanante" - la linda chica pelirroja traía un vestido rojo que combinaba perfecto con su cabello, el vestido ajustado le quedaba un poco mas abajo de las rodillas, tenía forma de tubo por lo que dejaba al descubierto sus delicados hombros aunque no dejaba ver mucho de su busto.

- "Supongo que tienes razón" - bromeó - "Somos dos rompecorazones sin remedio".

Las dos muchachas rieron a carcajadas.

- "Pues, si ya estamos listas…. es hora de que bajemos" - sugirió Silvia.

- "Supongo que sí".

Las dos muchachas se dirigieron al gran salón de la fiesta.

Al hacer su aparición causaron gran impacto entre los presentes sin duda la belleza de las dos jóvenes deslumbró a toda la audiencia masculina… logrando una que otra mirada despectiva de sus compañeras de clase.

- "Eriol, ¿ya viste a esos dos ángeles que acaban de caer del cielo?" - le decía Jack a su amigo.

- "¿De quien hablas?" - preguntó confundido pues increíblemente no se percató de la llegada de las dos muchachas.

- "En que rayos piensas que no las has notado" - se enfadó - "hablo de esas dos bellezas que se dirigen en esta dirección y…." - dejo de hablar por unos segundos - "¡¡vienen en esta dirección!!, intenta actuar con naturalidad" - se puso frente a Eriol fingiendo que se enfrascaban en una conversación.

Entre tanto las dos chicas pasaban a su lado, Eriol no pudo evitar fijarse en la hermosa muchacha de largo cabello azabache … mientras Tomoyo sintiendo la mirada del joven, lo observó y le lanzó una de sus más dulces sonrisas en son de saludo.

Jack recobró la atención del joven ingles - "Viste eso amigo…¡¡las deje impactadas!! De seguro pensaron que era el joven más apuesto de este salón" - presumía mientras arreglaba su cabello y se observaba en un espejo.

- "¿En verdad lo crees?" - Eriol tenía una gota en la cabeza - "pues yo creo que ni siquiera notaron tu presencia".

 - "Tienes mucho que aprender mi joven amigo" - decía mientras le daba palmaditas en la espalda - "esa es solo una táctica… fingen que no les importo pero la verdad es que se mueren por mí".

- "No lo creo" - la gota en la cabeza de Eriol se hizo más grande.

- "Como sea….." - Jack se notó decidido - "Que te parece ¿si nos presentamos ante esas dos lindas señoritas?".

- "¿Por qué no?" - respondió con una sonrisa.

En el trayecto para llegar al lugar donde se encontraban las dos muchachas…los desafortunados jóvenes fueron interceptados por un buen número de chicas que les prohibieron el paso y hacían toda clase de preguntas mientras de sus ojos salían pequeños corazones.

- "Viste eso Jessica, todos se impactaron con nuestra llegada".

- "Lo note Silvia, y también me di cuenta del enfado de algunas de nuestras compañeras de clase".

- "No les hagas caso, tan solo son un par de envidiosas… como piensan que el mundo gira a su alrededor, no soportan que una dulce chica como tu sea más linda, más amable y más inteligente...".

- "Gracias por los cumplidos" - sonrío.

- "Es solo la verdad".

En cuestión de segundos las dos chicas se encontraron rodeadas por un grupo de jóvenes que las bombardeaban con todo tipo de preguntas y halagos.

Después de un rato, Tomoyo se sentía un poco agobiada del acoso de los muchachos…así que con un hábil movimiento logro salir del circulo humano que la tenía aprisionada y decidió caminar un poco por ahí. Casi llegando a la entrada principal del salón de baile se encontraba un salón de música y la chica al pasar por ese lugar notó que la puerta estaba entreabierta…observó casi al centro de la habitación un piano.

- "¿Porque no?…." - se dijo a si misma - "hace mucho que no practico y en casa solo lo hago con la compañía de Touya… además es bueno practicar de vez en cuando" - y así se adentro a la habitación, decidió no alumbrar el lugar pues dejando la puerta como la encontró la luz del salón, aunque débil, alumbraba lo suficiente para no tropezar con alguna cosa, se acomodó en el banco lista para empezar, y así una tierna melodía comenzó a sonar.

Por otra parte Eriol y Jack - después de muchos esfuerzos - habían logrado escapara de la ola de muchachas que los acorralaban.

- "Al fin libres" - se expresó Jack - "muy bien es hora de buscar a ese par de señoritas que se nos escaparon".

- "Ve tu.. no tengo muchos ánimos como para soportar otra emboscada de chicas" - Eriol se dirigió a su amigo un poco agobiado - "mejor iré a caminar por ahí".

- "Como tu quieras" - Jack se encogió de hombros.

Y así el joven ingles recorrió un poco el lugar. Su atención se poso en un salón del que al parecer se podía escuchar una dulce tonada, el muchacho lleno de curiosidad decidió revisar el lugar.

Al llegar a la puerta notó que había una joven tocando el piano, sin embargo, no podía distinguir su rostro pues la luz no se extendía lo suficiente… se introdujo a la habitación procurando no hacer ruido por lo que la joven no pudo sentir su presencia. Eriol logro colocarse atrás de ella y cuando había decidió llamar su atención….

Una persona que pasaba por el mismo salón en que se desarrollaba la escena, observó la puerta entreabierta por lo que - pensando que seria descuido de algún otro individuo - cerró la puerta provocando que la joven que tocaba el piano se sobresaltara y se pusiera de pie, al dar la vuelta para tratar de encontrar la salida… la muchacha se enredó con Eriol provocando que este cayera encima de ella.

El rostro de los dos quedo bastante cerca, Tomoyo no podía verlo pues al cerrarse la puerta.. la habitación estaba completamente a oscuras pero sentía la respiración del joven en su rostro. Desesperada pensando que lo peor estaba apunto de sucederle gritó en su idioma natal.

- "¡¡Suélteme, no me toque!!".

Al instante Eriol reconoció el idioma - "¿¿japonés??" - pensó.

En su angustia la chica no pudo más que golpearlo….

PAFFFFFFFFFFFFFFF………….

Su mano le había propinado una bofetada, logrando que el muchacho se quitara de encima. Tomoyo corrió hasta la puerta y salió del salón bastante pálida.

Mientras tanto Eriol no salía de su asombro, no pudo observar a la chica pues su bofetada lo había desorientado.

Y aun tratando de unir sus ideas salió de la habitación, frotando un poco su mejilla. Regresó al salón de la fiesta buscando a Jack, lo encontró platicando muy animadamente con dos lindas muchachas… una pelirroja y otra de largo cabello azabache, la misma que había visto al inicio de la velada, aunque la chica estaba un poco pálida como si acabase de pasar un gran susto.

- "Vaya hasta que decidiste aparecer" - el rubio se dirigió a Eriol - "déjame presentarte a Silvia Vieira y a Jessica Rame".

- "Mucho gusto" - saludó desplegando todo su encanto - "mi nombre es Eriol Hiragizawa".

Tomoyo parpadeo confundida ¿será cierto lo que acababa de escuchar? Observó al joven ingles, lo examinó y pensó…. - "¿será posible?".

 

 

Notas de la autora: Y aquí esta el segundo capitulo de esta historia.

Pobre Tomoyo lo que tuvo que pasar, pero si me lo preguntan a mi me pareció muy divertido….. y que me dicen de Sakura se va de viaje a Hong Kong.. de seguro que ustedes saben a quien se va a encontrar nuestra protagonista… bueno se los dejo de tarea. ¿No les encanta como la pequeña Yui pone en apuros a todo el mundo?

Como siempre pueden escribirme mandando sus criticas, sugerencias, y todo lo que quieran a:

saito_san_1@yahoo.com.mx o bien a saito113@hotmail.com

 

Avances del próximo capitulo: Y parece que las fiestas no terminan, Tomoyo se lleva una agradable sorpresa y no puede esperar para contárselo a Sakura pero lo que no se imagina es que ella misma tiene otra noticia que darle. Yui como siempre pone en aprietos a todo el mundo y bueno………para que les cuento más, mejor lean el próximo capitulo.

 

 

Sweet Sakura

- Principal
-
Webmistress
-
Guestbook
-
Awards
-
Copyright
-
Versiones
-
Staff

Afiliadas

  
 

 

- Mas afiliadas - Afiliate -  

 

Layout made by Sakura - Chan